Gap WordPress Theme
Minimalistic Grid Portfolio Theme

Ciudad de Panamá cumple 500 años ¡Así hemos crecido!

Hace miles de años surgió un pequeño istmo, que más adelante se convertiría en el centro del mundo, corazón del universo. En él, surgió una ciudad llena de gente trabajadora desde sus inicios, y que hoy, 500 años después, siguen imparables ante los desafíos que imponen los nuevos tiempos. Te invitamos a viajar en el tiempo, con un respetuoso resumen de eventos que han hecho de la Ciudad de Panamá lo que es, desde su nacimiento y crecimiento hasta nuestros días. ¡Esta es nuestra Ciudad de Panamá!

Década de 1510

Según las crónicas, la palabra “Panamá” viene del vocablo ‘cueva’ y significa “pueblo de pescadores”. Los indios Cueva fueron un pueblo indígena que vivieron en la región de Darién y fueron completamente exterminados entre 1510 y 1535, tras la llegada de los españoles.

Ciudad de Panamá en la década de 1510
Foto: Twitter @PanamaLaVieja

Oficialmente fundada el 15 de agosto de 1519, la Ciudad de Panamá solo contaba con chozas de madera. El primer edificio que hicieron fue la catedral, que estaba sobre el franco sur de la Plaza Mayor, luego los “edificios principales” (el edificio del Cabildo y las casas de los ricos). Dicho edificio inicialmente fue de madera, para luego dar paso a uno de piedra (Tal como lo conocemos hoy en ruinas). También se construyeron varios conventos a sus alrededores.

Desde muy temprano fuimos una ciudad de servicios. Los mercaderes ricos eran los que estaban dedicados al negocio del paso de mercancías cuando llegaban las flotas con oro del sur (Perú) y cuando venían las mercancías de Europa para acá. La ciudad de Panamá La Vieja era punto estratégico para esta actividad. Se estima que la mayor parte del oro que se recopilaba se quedaba aquí en América para poder construir infraestructura y avanzar las conquistas en otras partes del continente que los españoles estaban tratando de dominar. ¿Y qué creen que pasaría al concentrar tanto oro en un solo sitio? La llegada de piratas era inminente.

Cerro Ancón
Foto: Dozenist/ wikipedia.org

Los habitantes de Panamá La Vieja, ya sabían que el corsario Henry Morgan se acercaba para saquear la ciudad y que no venía solo. Había reunido a la flota más grande que se había visto en el Caribe, hasta ese momento.

Tras la destrucción de la Ciudad de Panamá (actualmente Panamá La Vieja), donde se estima que murió al menos la mitad de la población que allí habitaba, los ciudadanos se vieron forzados a mudar la ciudad. Una vez transcurridas tres semanas desde el ataque y verificando que no quedaba ningún pirata ni corsario cerca, los ciudadanos convencieron a su nuevo gobernador, Antonio Fernández de Córdoba, para que encontrara un nuevo sitio estratégicamente más seguro para la ciudad. El nuevo lugar que eligió quedaba 8 kilómetros al oeste de la antigua ciudad, entre un cerro (Ancón) que serviría como una posición defensiva y una península rocosa que impediría la llegada de barcos.

Década de 1670

El espacio para la nueva Ciudad de Panamá alcanzó para los ricos que sobrevivieron al ataque de los piratas. Se dividió el terreno en lotes dentro de las murallas de la nueva ciudad. Un dato curioso es que los habitantes se llevaron la fachada de la iglesia de piedra, piedra por piedra, hasta la nueva ciudad. Luego de poco más de un año de construcción, sería fundada el 21 de enero de 1673.

Década de 1880

Grand Hotel
Foto: panamaviejaescuela.com

Durante la mayor parte del siglo XIX no se dieron muchos avances en cuanto a infraestructura en la Ciudad de Panamá. Si se construyó el ferrocarril, se fundó la ciudad de Aspinwall (lo que hoy conocemos como Colón) pero no fue hasta la llegada de los franceses que se vio un impulso en la modernización de la ciudad.

La manera en cómo se construye Panamá está inevitablemente conectada con la influencia de los franceses que llegaron por la construcción del Canal. Esta gente nueva y estos eventos, están directamente relacionados con los flujos de capital. Ese montón de dinero, recursos y gente que llega a la ciudad producen picos de construcción. En esta época aparece el Grand Hotel (actualmente el Museo del Canal), que tenía luz de gas y un sistema interno de suministro de agua.

Década de 1900

Mapa de la Ciudad de Panamá y El Arrabal.
Foto: raremaps.com

Para el momento de nuestra separación de Colombia, la ciudad contaba con 70,000 habitantes distribuidos en una pequeña parte de la ciudad: Casco Viejo, San Felipe y El Arrabal. Este último sector, se expandió durante el periodo de la construcción del Canal. Lo que antes era un pantano se rellena, se aplana y se crea El Chorrillo, donde construyen barracas de madera para albergar a todas las personas que estaban trabajando para la construcción del Canal. A su vez, surgen también el barrio de El Marañón y la Casa Müller.

En 1903, a raíz de la llegada de todos los estadounidenses que vienen a formar parte de la construcción del Canal, se forman los barrios de Albrook, Diablo y Ancón.

Década de 1910

Barrio La Exposición.
Foto: panahistoria.wordpress.com

Con su llegada al poder, el Presidente Belisario Porras recibió el país con una gran deuda pública y le tocó pedir un préstamo para realizar una agresiva campaña pública que cambiaría cómo se vería la ciudad. Se trataba de un gran proyecto que llamó La Exposición Universal, el cual implicaba la construcción de 6 nuevos edificios en lo cual sería el barrio La Exposición (construido sobre un Hato y de ahí el nombre El Hatillo). Estos edificios son: Asilo Bolívar, la Escuela Normal de Institutoras, el Museo Nacional, la Secretaría de Relaciones Exteriores y las Embajadas de Cuba y España.

El Canal de Panamá durante su inauguración.
Foto: sobrefotos.com

Porras también creó el Registro Público, el Registro Civil y los Archivos Nacionales. Con el fin de mejorar la ciudad, Belisario decide aprovechar la utilidad de los ingenieros y profesionales estadounidenses que están en Panamá en esta época para construir los acueductos y alcantarillados, entre otras cosas.

El 15 de agosto de 1914, abre finalmente sus puertas el Canal de Panamá, cuya longitud de 82 kilómetros, logró acortar en tiempo y distancia la comunicación marítima, dinamizando el intercambio comercial y económico mundial.

Década 1920

Debido a la situación que se vivía en el país durante los años ’20, la comunidad indígena Dule realiza una revolución y declaran su propia república independiente en 1925. A raíz de esto se les otorga una jurisdicción especial y en 1938 se establece la comarca de San Blas y se les permite que hagan leyes especiales dentro de su territorio.

Década de 1940

Aeropuerto Internacional de Tocumen.
Foto: panamaviejaescuela.com

Desde 1947 la Ciudad de Panamá se expande, pero con la apertura del Aeropuerto Internacional de Tocumen en 1948, la ciudad abre sus puertas al mundo, haciéndola más accesible. Para esta misma época el barrio de Bella Vista se expande con el surgimiento de sectores como La Cresta, El Carmen, El Cangrejo y Obarrio, haciendo de Bella Vista el primer gran barrio sub urbano, incluso más importante que Bethania y Camino Real.

El desarrollo en la Zona del Canal, convirtió a los sectores anteriormente mencionados, en barrios aspiracionales, en donde la gente con gran poder adquisitivo, compraba lotes donde construía grandes casas que tenían patio, jardín, amplios garajes y sobre todo fachadas imponentes. En muchos aspectos, estas edificaciones tenían virtudes con las que no se contaba en el Casco Antiguo, más que nada por falta de espacio. En resumen, mucho lujo, que tampoco era común en el barrio de El Marañón y menos en los inquilinatos de lo que es hoy la Avenida Balboa.

En áreas un poco más apartadas del centro de la ciudad, pero también en crecimiento, se encontraban Juan Díaz y Miraflores en la Transístmica.

Década de 1950

Para 1955, a pesar de la muerte del Presidente José Remón, el Tratado Remón-Eisenhower se cumple porque ya había sido negociado. Dicho tratado ayudó a mejorar las relaciones de Panamá con los Estados Unidos, y con él, los estadounidenses devolvieron los terrenos de Paitilla a Panamá, que serían de gran utilidad utilidad para el Estado más adelante.

Corría el año 1958 y en las afueras de la ciudad, específicamente en el cruce de San Miguelito (Monte Oscuro y Paraíso), empezaron a crecer asentamientos poblacionales informales, sobre todo por la afluencia de personas del interior a la capital. Para contrarrestar este crecimiento desordenado, el Estado adquiere los terrenos, para implementar un plan de reordenamiento territorial y urbano.

Para llevar cabo el plan, el gobierno decidió utilizar los terrenos de Punta Paitilla como un gran proyecto habitacional “con todo los hierros”, convirtiéndose en el proyecto de urbanismo más importante de esos años, con el cual el Estado generaría los fondos necesarios para sufragar los proyectos de vivienda popular. Estos terrenos estaban muy bien valorados, ya que contaban con muchos servicios a su alrededor. Durante este periodo, la Ciudad de Panamá ya se había estirando bastante y para que tengamos una idea, iba ya por Río Abajo.

Década de 1960

Panameños recorren el Puente de las Américas durante su inauguración.
Foto: panamaviejaescuela.com

Esta fue una década de mucha tensión entre panameños y estadounidenses, sobre todo por el uso y manejo de los terrenos de la Zona del Canal. Incumplimiento de acuerdos y tratados incrementaban el descontento entre los locales por la marcada desigualdad en el estilo y calidad de vida entre un territorio y otro, separados únicamente por cercas de alambre de ciclón.

El 12 de octubre de 1962 se inauguró el Puente de Las Américas, uniendo a la Ciudad de Panamá con el Oeste del país y reemplazando al “ferry” como sistema de transporte acuático para poder cruzar de un extremo a otro.

Década de 1970

En términos de vivienda y desarrollo de la ciudad, durante el mandato de Omar Torrijos, se puso un estricto control en el monto de alquileres y por encima de B/.250 quedaron congelados. Para que tengamos una referencia, un vivienda de B/.300 mensual, era considerada de lujo y un apartamento de 2 recámaras en un sector como El Cangrejo podía costar B/.150 al mes. Todo esto hizo que la vivienda de renta dejara de ser negocio y en la ciudad surgieran otros métodos para obtener vivienda.

Durante este periodo, se fortaleció el sistema bancario panameño y se abrió una cartera hipotecaria. Antes, para obtener un crédito hipotecario, se debía solicitar a la Caja de Seguro Social o a la Caja de Ahorros, y no era tan fácil obtenerlo. La clase media era pequeña en aquel entonces, apenas se empezaba a formar. Había gente muy rica o muy pobre.

En los primeros años de esta década se creó también la Ley de Propiedad Horizontal y algunas normas de urbanismo. Entre el 72 y 73 empezaron a construirse edificios de más de 20 pisos, cambiando así el paisaje de la ciudad. En 1972, se creó además el Ministerio de Vivienda, que reemplazó al entonces Instituto de Vivienda y Urbanismo (IVU).

Con el lema “El pueblo quiere casas, la revolución responde”, del recién creado Ministerio de Vivienda, surgen nuevas barriadas populares como: Cerro Batea, Santa Librada, Los Andes, Torrijos Carter, Don Bosco, San Joaquín y Mano de Piedra, todas en el distrito de San Miguelito. Un dato curioso de esta expansión de la ciudad es que aunque el gobierno estaba construyendo viviendas, el pueblo seguía haciendo sus propias casas en estos sectores, lo que ocasionó que los servicios básicos tardarán en llegar a esas viviendas.

Mientras en San Miguelito, el gobierno trabajaba en dar soluciones habitacionales, más cerca del centro de la ciudad, surgía el sector de El Dorado. Creado por el arquitecto Calvin Stempel, El Dorado nace como un enclave comercial aislado de lo que era la Avenida Central y Calidonia. Esta era una forma de hacer ciudad al estilo de los suburbios norteamericanos de los ‘50.

Otras edificaciones importantes que surgen en esta época y que pasarían a ser icónicas en la vida citadina, son el Centro de Convenciones Atlántico Pacífico (ATLAPA), la Universidad Tecnológica de Panamá y el Banco Hipotecario Nacional.

Los Tratados Torrijos-Carter

El 7 de septiembre de 1977 se firman los Tratados Torrijos-Carter. Este acuerdo bilateral es quizás el más importante de nuestra historia republicana, ya que con él, los gobiernos de Panamá y Estados Unidos pactan la reversión del Canal de Panamá y sus áreas colindantes a manos panameñas, así como también la devolución del ferrocarril, los Puertos de Balboa, Cristóbal, el Fuerte Gulick, entre otras propiedades.

Década de 1980

Panamá, a lo largo de su historia y como muchas otras naciones, ha tenido periodos sociopolíticos y económicos complicados, tal como sucedió en esta década. Sin embargo, nuestra capacidad para avanzar ante las adversidades y siempre hallar un espacio para el entretenimiento, es quizás una de las virtudes más grandes que tenemos como ciudad. Dicho esto, no podemos pasar por alto que a mediados de esta década, abrió sus puertas el Parque de Diversiones El Dorado (actualmente C.C. Camino de Cruces), un lugar que durante años brindó diversión a muchas familias.

El Chorrillo, tras la invasión.
Foto: tvn-2.com

Pasando a temas más serios y que marcaron la historia de la ciudad y el país, tras años de un régimen militar sin precedentes en Panamá, el 20 de diciembre de 1989, Estados Unidos invade a Panamá bajo una operación denominada “Causa Justa”, con el objetivo de capturar al General Manuel Antonio Noriega, gobernante de facto en Panamá, a quien el gobierno estadounidense acusó por nexos con el narcotráfico. Esta acción que dejó un centenar de heridos, desaparecidos y muertos (aún sin contabilizar), también dejó el barrio de El Chorrillo completamente destruido, ya que justo allí se encontraba el Cuartel Central de Las Fuerzas de Defensa.

Noriega, terminaría entregándose a las autoridades estadounidenses, el 2 de enero de 1990, terminando así, una de las épocas más oscuras de Panamá.

Década de 1990

Tras los desafortunados eventos que marcaron el fin de la década anterior, los 90’s iniciaron complicados, ya que Panamá fue embargada por los Estados Unidos y los bancos locales permanecían cerrados. Además, partes importantes del centro de la ciudad habían sido reducidas a escombros durante la invasión, mientras que El Chorrillo no se reconstruyó según lo planeado y cientos de personas permanecieron sin un hogar fijo durante los próximos años. La industria de la construcción, tan valiosa para la economía panameña, estaba paralizada.

Del lado Oeste de la ciudad, en Loma Cová, en 1992 el Ministerio de Vivienda expide un comunicado donde reconoce la ocupación de tierras en este sector y que iban a legalizar la tenencia de la misma. Barriada 2000, El Cristal, 28 de noviembre, 7 de septiembre, son parte de las barriadas que fueron ocupadas de forma arbitraria en el distrito de Arraiján y que el gobierno legalizó. Algo muy similar a lo ocurrido en San Miguelito a inicios de los ‘70.

No fue hasta el año 1994, que las autoridades impulsaron una fuerte transformación de la infraestructura y economía, lo cual propició una potente expansión de la ciudad, que incluiría los barrios de Dos Mares y Condado del Rey, además de la construcción de los Corredores Norte y Sur.

Ruta de los Corredores Norte y Sur.
Gráfica: elsiglo.com

El Corredor Norte fue inaugurado en 1998 con una extensión inicial de 12 kilómetros y su propósito era unir el centro de la ciudad con los barrios surgidos durante el mandato de Omar Torrijos y le época de la dictadura. El Corredor Sur, fue inaugurado en el 2000 y conecta de forma directa Paitilla con los nuevos desarrollos de Costa del Este, saltándose todo el tráfico que acompaña la Vía España y Parque Lefevre, haciendo que la ciudad experimente un salto importante en su velocidad de expansión.

Tras la invasión, otra situación fue la ocupación de propiedades militares en sectores como El Ingenio de Felipillo, Pacora, Nueva Esperanza y también en El Chorrillo. Claro ejemplo de esto es la llamada “Casa de Piedra”, en donde había un caserón que fue demolido para construir un edificio de apartamentos para militares, y aunque no logró ser terminado, fue invadido por los locales.

Década de 2000

Con nuevas autoridades en el Órgano Ejecutivo, la ciudad de Panamá continuó expandiéndose con el crecimiento del barrio de Brisas del Golf al noreste y se desarrollaron más a profundidad los planes del barrio de Costa del Este.

Justo al inicio de esta década, Panamá recibió finalmente de manos de los Estados Unidos, el Canal de Panamá y todos sus bienes asociados, un momento único que muchos panameños esperaron por años. Sin embargo, está época también es recordada debido al sentimiento generalizado acerca de la poca acción de las autoridades de turno, para manejar los bienes revertidos, así como integrar esta zona al área metropolitana, con venta o alquileres de todas las propiedades que quedaron en la antigua Zona del Canal y que ahora eran responsabilidad de Panamá.

Casco Antigo de la Ciudad de Panamá.
Foto: viajeronline.com

Durante este periodo, gracias al auge inmobiliario, se volteó a mirar la situación del Casco Antiguo de la ciudad que se encontraba en un estado de deterioro lamentable, con gran parte de sus edificaciones ocupadas por precaristas. Se ideó un plan para convertirlo en una locación turística, buscando su restauración, imitando lo logrado en el Viejo San Juan, en Puerto Rico. Para lo anterior, se creó la Oficina del Casco Antiguo (OCA).

Esta década fue de gran expansión y crecimiento en la ciudad de Panamá. Nace Punta Pacífica, se instaura la Ciudad del Saber, que eran las instalaciones de la antigua base del Comando Sur de los EE.UU. y el Fuerte Clayton. Este es quizás uno de los mejores usos que se le pudo dar a una base militar en áreas revertidas, ya que ahora allí operan organismos internacionales no gubernamentales, empresas tecnológicas y de innovación, entre otros,.

En el 2003, la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura y la Educación, reconoció a través de Comité de Patrimonio Mundial, a Panamá La Vieja como un sitio histórico y relevante para la historia mundial. Gracias a esta inclusión en la lista de Patrimonio Protegido, Panamá La Vieja sobreviviría la fuerte expansión hacia el este de la ciudad.

La forma de consumir en nuestra ciudad cambió radicalmente con la construcción de tres nuevos centros comerciales, lo cual incorporó el término “mall” a nuestra vida diaria: Albrook Mall (2002), Multicentro (2003) y Multiplaza (2004).

En 2006, las autoridades de turno proponen la Ampliación del Canal de Panamá, la cual es aprobada por la población mediante un referéndum, el 22 de octubre de 2006.

Para esta época, la infraestructura de los edificios en la Avenida Balboa, mostraban señales de debilitamiento, más aún con la construcción de nuevos edificios que vendría a dominar su parte sur. Estos colman las capacidades de alcantarillados y acueductos de la ciudad, lo que ocasiona un fuerte desorden y congestionamiento en esta importante avenida que conecta el Este con el Oeste de la ciudad.

Cinta Costera, Ave. Balboa
Foto: Svetlana Bykova / Shutterstock.com

Es entonces cuando el Gobierno empieza a contemplar la ampliación de la Avenida Balboa con un relleno marino, extendiéndose sobre el litoral pacífico, lo que añadiría 4 carriles a los 6 ya existentes en esta vía. El proyecto fue llamado Cinta Costera y se inauguró en 2009. Fue la primera fase, de tres en total que lo completaron. Para este momento, la ciudad de Panamá contaba con 800 mil habitantes.

Al final de esta década, con la llegada de un nuevo mandatario al poder, se propone la construcción de la Línea 1 del Metro de Panamá, un ambicioso proyecto de transporte urbano, que cambiaría para siempre la movilidad de los habitantes y con el cual se demostró que la fortuna de la ciudad, ha dependido siempre de su función transitista.

Luego de años en que los panameños, contaban con solo 2 operadores de telefonía celular, se abre el mercado para llegada de dos más, y en 2009, llega Claro Panamá a maravillarse con esta gran ciudad, su gente, sus paisajes y a aportar la mejor tecnología móvil, para mantener a todos los panameños conectados con lo que realmente les importa.

Década de 2010

500 años de historia nos han traído hasta aquí, nuestra época actual, un periodo que inició con un cambio en la infraestructura urbana, con la construcción de rotondas y sobrepasos, para manejar el creciente tráfico vehicular, ya que para 2010, habían más de 600 mil autos circulando en la ciudad capital.

En 2010 también, inicia operaciones el Metrobus, un nuevo sistema de transporte metropolitano, para aliviar el fuerte tráfico capitalino. Inicialmente se reemplazaron 120 Diablos Rojos (Los autobuses que más por más de 40 años movilizaron a la ciudad) y para el 2012 la empresa concesionaria encargada del proyecto, ya tenía 700 Metrobuses andando, junto con 1,200 Diablos Rojos que aún circulaban. Una situación compleja, que con el pasar de los años ha ido mejorando.

Durante este periodo se construye la carretera Madden-Colón, parte fundamental del sistema logístico nacional, permitiendo un mayor movimiento de carga, entre las ciudades de Panamá y Colón.

En noviembre de 2010, se crearon nuevos corregimientos que se suman a los 21 ya existentes: Ernesto Córdoba, Alcalde Díaz y Caimitillo, reflejando así la fuerte expansión de la ciudad hacia el noreste.

En abril de 2014 se inaugura la Línea 1 del Metro de Panamá, otro alivio a los problemas de congestión urbana. Esta línea comprende una extensión de 16 kilómetros, con un recorrido desde San Isidro hasta Albrook, cuenta con 14 estaciones (8 subterráneas y 6 elevadas). Este es el primer metro de este tipo en América Central y el Caribe.

También en 2014, se inaugura la Cinta Costera 3, la tercera fase de este proyecto que inició ampliando la Avenida Balboa, y que ahora cambiaría para siempre el panorama de la ciudad y la fachada del Casco Antiguo.

Metro de Panamá
Foto: sertv.gob.pa

En septiembre de ese mismo año se inician las licitaciones para la construcción de la Línea 2 del Metro de Panamá, el cual fue inaugurado el 25 de abril de 2019. Cuenta con una extensión de 21 kilómetros de vía elevada y 16 estaciones. Con la apertura de esta segunda línea del Metro de Panamá, se alivia el tráfico vehicular hacia el sector este de la ciudad.

En 2014, inaugura también una obra que tardó 10 años en construirse y que cambiaría el paisaje en el pacífico de las rivieras del canal, nos referimos al Biomuseo, diseñado por el arquitecto Frank Ghery, siendo esta su primera obra en América Latina.

El 26 de julio de 2016, tras 7 años de construcción, se inaugura el Canal Ampliado, permitiendo así el paso de barcos de mayor capacidad de carga, además cuenta con tecnología para un mejor uso y ahorro del agua.

En 2018, nuestra selección mayor de fútbol participó por primera vez en una Copa Mundial de la FIFA, una hazaña que motivó una celebración jamás antes vista en la ciudad, desde el día de la clasificación de “La Sele” en 2017 hasta su participación en Rusia 2018.

El 2 de agosto de 2019, se inauguró el Puente Atlántico conectando al país y su litoral Atlántico a través de la Costa Abajo de la provincia de Colón con un paso ininterrumpido.

https://www.instagram.com/p/B0rOMg7lguu/

Aunque la Ciudad de Panamá tiene una rica historia que llega a sus 500 años, en Claro nos sentimos orgullosos de formar parte de ella durante estos últimos 10. Hemos evolucionado juntos y seguiremos trabajando por seguir haciendo de ésta la mejor ciudad del mundo, porque crecer juntos, importa.

¡Felices 500 años Ciudad de Panamá!

Fuentes: 
Podcast Bien Conta’o de Luis Guillén y Alfonso Grimaldo
Artículos de La Estrella de Panamá, La Prensa y Panamá Vieja Escuela